¿Usar los préstamos otorgados por tu tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito, un instrumento financiero que poseen muchas personas, son la forma más corriente, consecuente y usual de obtener créditos, pues mensualmente ofrecen a su habiente un monto fijado por la entidad bancaria del que puede disponer en forma de crédito.

La función de realizar pagos usando la tarjeta de crédito es posiblemente la más utilizada pero no quiere decir que la única, muchas veces existe una segunda opción y es la de hacer retiros con la misma en calidad de préstamos ¿deberías o no tomarlos?

Prestamos con máximos fijados, a tasas conocidas

Si usas tus tarjetas de crédito usualmente mes a mes, y especialmente si sueles hacer uso de montos muy cercanos a los máximos otorgados por la misma, no debería ser una decisión compleja la de tomar los préstamos o retiros en efectivo a través de ella.

Cuando obtienes un préstamo vía tarjeta de crédito, estás tomando un dinero que no es tuyo, pues, tu cuenta bancaria puede estar vacía y si por ejemplo, usaras una tarjeta de débito para retirar de tu cuenta no obtendrías ningún euro de la misma, pues no hay. La tarjeta de crédito, te está permitiendo retirar un efectivo que el banco te está prestando.

Las ventajas que implica utilizar este tipo de préstamos podemos agruparlas de la siguiente manera:

  • No requieren de papeleo o solicitud al banco: ¡nada mejor que necesitar dinero, no tenerlo e ir a retirarlo del cajero sin que haga falta algún trámite! Esa es la principal bondad que brindan este tipo de productos, como se hallan asociados a tu TDC no hace falta otra solitud, pues son implícitos al uso de la tarjeta.
  • Conoces el modo de pagarle al banco y las tasas: pues, son las mismas que las del crédito de tu tarjeta, seguramente hasta cuentas con facilidades para su cancelación y tienes estandarizado la forma en como le pagas al banco, pues, nada cambiará en cuanto a procedimiento para cancelar el préstamo.

Por otro lado, hay algunos aspectos no tan ventajosos o resaltantes de optar por este tipo de préstamos, y el principal es:

  • Los montos máximos de retiros suelen ser reducidos e ir de la mano con el del crédito de la tarjeta. En otras palabras, el saldo brindado no tiene mucha diferencia en relación a tus consumos usuales, por lo que seguramente ese dinero te servirá más que todo para cancelar alguna deuda o pago que no podías hacer con el plástico, al final de mes no verás un cambio brusco en consumo, lo cual puede ser a su vez una ventaja.
  • Es un préstamo con interés más alto que otros que podrías adquirir: ya que es un préstamo con tasa de crédito, como la de tu tarjeta. No es una mala característica si pensamos es un préstamo que está disponible mensualmente sin que requiera trámites para obtenerlo, y ya que los montos no son muy altos, los intereses no será desorbitantes.

Lo más importante que consideres al hacer uso de este tipo de préstamo es, si el fin lo amerita o solo lo quieres por la idea de tener más dinero para utilizar.