Tu banco te ofreció una Tarjeta de Crédito Dorada ¿Qué significa?

Poseer una tarjeta de crédito es sinónimo de estatus para un grupo cada vez mayor de personas, aunque ya sabemos que esto no es del todo cierto, que lo que realmente reviste importancia, por lo menos en términos financieros, es la posibilidad de hacer frente a los gastos de mantenimiento, cuotas mensuales y poseer una cuenta bancaria que soporte y justifique su pertenencia. Ahora bien, en lo que respecta al “plástico” en esencia, existen niveles o jerarquías de importancia, asi, se encuentran en la base, las llamadas tradicionales, que pueden solicitarse cumpliendo con requisitos sencillos y cuyo monto límite es modesto. También, en la cúspide de esta jerarquía, se posicionan las llamadas Premium, dentro de las cuales anteriormente acompañaba a las Platinum, y Black las tarjetas de crédito Doradas, pero ya esto ha cambiado un poco.

¿Por qué ya no son exclusivas las tarjetas doradas?

Es necesario aclarar, que esto no sucede por igual en todos los países, y dentro de ellos en todas las entidades bancarias. Sin embargo, cada vez se hace más tendencia dentro de los temas financieros, descartar las tarjetas de crédito doradas dentro del segmento exclusivo. Y esto se debe, a que su uso se ha ido generalizando dentro de la clase media, con un poder adquisitivo holgado pero no opulento. Como consecuencia de las políticas en términos de acceso que se han venido implementando, acceder a ella no es actualmente tan difícil como lo era hace años.

No obstante a lo cual, no significa que su importancia deba menospreciarse, pues aún siguen encontrándose por encima de las tarjetas de crédito tradicionales, es más, si se analiza detalladamente, es posible encontrar que el hecho de que hayan sido extraídas del top Premium representa algunas ventajas favorecedoras para los usuarios de las mismas.

Lo que implica la oferta de una Tarjeta de Crédito dorada.

Ahora bien, entonces ¿Qué significado se le puede dar al hecho de que el Banco te ofrezca una? Pues son variadas las razones, pero todas desembocan en una máxima, y es que debido a tu trayectoria crediticia destacada, creen que mereces un reconocimiento a ello, y la mejor manera es aumentar el límite de tu tarjeta de crédito u ofrecerte otra de mayor jerarquía, en este caso la dorada. Obviamente, no se trata sólo de la buena voluntad del Banco, sino de una estrategia de captación beneficiosa para el mismo. Y es que la lógica indica que si tienes comodidad en el pago de tu tarjeta de crédito tradicional, si se te ofrece una Dorada, posiblemente cuentes con los medios para asumir sus costos además en agradecimiento (consciente o no) a este gesto, serás responsable en su pago. E incluso, se sabe que subliminalmente el color dorado ejerce influencia, al estar asociado al oro, y éste a riquezas, lo que pudiese causar que incrementes las compras asociadas a tu tarjeta dorada. En recompensa, gozarás de beneficios adicionales, tales como seguros por accidentes, de vehículos, en ocasiones millas viajeras y acceso a salas VIP de aeropuertos.

Y como todo tiene su contrapartida, debes ser consciente de ello, úsalas con mesura, para evitar un mayor endeudamiento, posible sobregiro o imposibilidad de pagar sus cuotas mensuales. No obstante, en general las tasas de interés son más bajas a medida que ascienden en la pirámide crediticia de las tarjetas.