Tarjeta de crédito: ¿Un dolor de cabeza o cientos de ventajas para tu vida?

Si bien, todos los clientes desean de una forma u otra adquirir una tarjeta de crédito o varias, pero la concepción de las mismas significa clientes que no las toman por temor a equivocarse en su vida financiera.

Y la pregunta es por que las personas creen que la tarjeta de crédito resulta siendo un tremendo dolor de cabeza? Pues la respuesta resulta muy simple la mayoría de las veces compran por encima de sus necesidades y dividen sus pagos al mayor número de cuotas posibles, con ello haciendo que sus intereses sean mayores, luego pagan el valor de su extracto y sobre el valor que liberan realizan compras nuevamente, de tal forma que se suma el valor ya adeudado y la nueva deuda adquirida y así sucesivamente hasta que los intereses y las posibilidades de dividir las cuotas ya no son parte de una economía sana. Para finalizar cuando se presenta la oportunidad de una nueva tarjeta o de otras tantas, en lo posible las adquieren aún cuando ya tienen totalmente copada la número uno y por supuesto el comportamiento es exactamente igual al inicial, las utilizan hasta coparlas por completo y pagar el mayor número de intereses al mayor número de cuotas.

Así que a través de este post te ayudaremos a tener una sana economía con tus tarjetas de crédito convirtiéndolas en tus aliadas y sacando el mejor provecho de ellas.

Una forma de evitar caer en intereses de más, es pagar a una sola cuota, si es expresamente necesario utilizarlo a mayor número de cuotas, pero siempre contabilizando los intereses y no de manera desorganizada, es decir, si puedes pagar a 3 meses, no alargues el tiempo, pero si puedes a 6 meses que ese sea tu tiempo, no tomes más meses solo porque piensas que es más fácil para ti.

Debes realizar un presupuesto donde tus tarjetas de crédito tengan un espacio y así podrás saber el número de cuotas a las que puedes dividir tus pagos sin inconvenientes de retrasos e incluso impagos que irán en detrimento de tu economía y tu historial financiero.

Si ya tienes una tarjeta a tope para que vas a adquirir otra u otras, si ni siquiera puedes pagar las cuotas de la que ya tienes. Siempre actúa con inteligencia y organiza tus finanzas por pequeñas que parezcan.

Un buen uso de las tarjetas de crédito te pueden abrir puertas gigantescas ante las diferentes instituciones financieras o bancarias y así podrás acceder a hipotecas, préstamos para estudio, vehículos o nuevas ideas de negocios.

Un buen historial financiero siempre será tu mejor aval para poder obtener aquellas cosas que tanto quieres, así que no se trata de que las tarjetas de crédito o los créditos sean un dolor de cabeza, sino del manejo que tu les das.

Finalmente, mantén tus finanzas organizadas y elimina tus gastos innecesarios, seguramente cambiarás la imagen de las tarjetas de crédito y verás lo que pueden hacer por ti.