Previniendo el sobregiro de las tarjetas de crédito.

Actualmente, cuando la tecnología ha trasformado y sigue cambiando cada día nuestra manera de hacer frente a la vida, es cada vez más común que en nuestras billeteras, el dinero efectivo se vea desplazado por el llamado dinero “plástico”, es decir, por las tarjetas tanto de debito como de crédito. Sin embargo, hay algo que diferencia sustancialmente una tarjeta de otra, y es el colchón económico que las respalda.

Mientras, en el caso de las tarjetas de debito, el dinero contenidos en ellas proviene de tus ahorros, no sucede asi con las tarjetas de crédito, en donde el dinero que refleja es una especie de “préstamo” que hace el banco y que deberás pagar con intereses. Este aspecto, representa un arma de doble filo, si bien es la característica positiva de ambas tarjetas, es también su punto negativo. ¿Cómo es eso? Pues, si bien con la de debito sabes que no gastarás más de lo que poseas y evitas endeudarte, no podrá auxiliarte ante una emergencia, apuro o eventualidad, como si lo haría una de crédito, claro recordando que luego tendrías que pagar con interés el monto cubierto.

Es asi, como es posible en ocasiones sobregirar la tarjeta de crédito. Esto significa, que superas el tope del monto otorgado en ella por el banco, y entonces pueden presentarse dos situaciones igual poco favorables. La primera es que el Banco opte por bloquear tu tarjeta, es decir, al hacer uso del plástico para cancelar tus compras, la misma no emite el monto y queda sin efecto, teniendo luego que tramitar una nueva, obviamente cancelando antes toda la deuda y los gastos de mantenimiento de la misma. La segunda posibilidad, es que el Banco te otorgue un crédito adicional al monto original aprobado para la tarjeta, pero esto tiene su truco: en este caso, los intereses también son mayores. La ocurrencia de una u otra posibilidad, dependerá de las condiciones establecidas en el contrato con el Banco.

Tips para alejar el sobregiro de tarjetas de crédito de tu vida.

Casi como si se tratara de un estigma, el sobregiro se convierte en una marca dentro de tu expediente crediticio afectando posiblemente solicitudes futuras de préstamos o nuevas tarjetas. Por esta razón, deberías considerar algunas sugerencias que podrían ayudarte a no caer en esta situación. Estas son:

  • Lleva un control riguroso de tus gastos pagados con la tarjeta de crédito, asi podrás reclamar al Banco ante cualquier error o cobro cargado a ella.
  • Procura no facturar por más de la mitad del saldo disponible en tu tarjeta, ya que entonces el monto o cuota mensual a pagar excedería notablemente, dificultando tus posibilidades de solvencia.
  • Si el Banco te ofrece la opción de aumentar el límite de tu tarjeta de crédito en caso de sobregiro, recházala o en última instancia evita usar dicha posibilidad.
  • Si posees más de una tarjeta de crédito, trata de no usarlas todas, e incluso si ves que hay alguna que lleves tiempo sin usar, estudia la posibilidad de cancelarla.
  • Paga de forma puntual, las cuotas mensuales de las tarjetas de crédito, asi evitas interese de mora y que el monto disponible en tu tarjeta disminuya.

Si con todos estos consejos, no puedes evitar sobregirar tu tarjeta, entonces la recomendación más acertada, es que te acerques a las oficinas del Banco en cuestión y negocies las posibilidades que pueden ofrecerte para pagar la deuda.