Negocios familiares: ¿camino al éxito conjunto?

Un nuevo negocio siempre viene acompañado de una lista de dudas sobre qué será lo mejor para guiarlo al éxito, cuando los acompañantes y socios en el mismo comparten vínculos sanguíneos o políticos, la situación se vuelve más dubitativa: ¿emprenderlo con la familia? , ¿Son los negocios familiares viables? Pueden transformarse en un camino al éxito conjunto o bien llegar a ser el dolor de cabeza de muchos, que luego ni querrán compartir el lazo familiar con quien una vez consideró su socio en los negocios.

La situación puede parecer un poco extrema, pero es que en los negocios de este tipo, los resultados tienden a ir hacia los extremos, hay mucho entusiasmo, confianza y coordinación para trabajar de la forma más óptima o hay un desapego a las verdaderas funciones del trabajo de los integrantes, que consideran, por esa misma confianza que otro puede hacer frente a todas las situaciones que haya que resolver.

Negocios familiares exitoso: fruto del esfuerzo combinado

Una de las claves tras los negocios familiares exitosos es que cuentan con actores que están dispuestos a sacrificar unas horas más de su día para verlos crecer, y ese sacrificio se ve compensando con las acciones de los otros integrantes de la familia que no dejan que sea solamente uno de ellos quien asuma el rol de quien más da.

Es teniendo esta mentalidad que se podrá salir adelante en el competitivo mercado, que no deja establecer y crecer los negocios con facilidad. Pues, cuando no sucede esta división de tareas, el peso se recarga en uno o pocos de los miembros de la familia y no todos aquellos involucrados, lo que conlleva a las discusiones y cansancio acumulado sólo en quienes están llevando la parte más fuerte del trabajo.

Una corta vida o una marcar una trayectoria familiar

La presencia o ausencia de ese esfuerzo combinado marcará la diferencia entre  aquellos negocios familiares que ni bien comienzan a creer ya están menguando y uno que consigue establecerse y hacerse con un nombre a lo largo del tiempo.

Es importante tener en cuenta que al momento de iniciar este emprendimiento se cuentan con las mismas probabilidades de que termine en riesgo o fracaso, por lo que el interés y esfuerzo serán la pieza que enrumbará a un destino. Claro está, siempre que el plan se ajuste a las realidades del mercado para el que planea incursionar. De lo contrario, sería solo una idea alocada que se pone en marcha con casi todas las apuestas en contra.

De modo que para aquellos que tengan entre sus planes emprender uno de estos negocios familiares, entre las primeras acciones está diseñar un plan de negocio realista y viable para luego ver en qué tarea cada miembro de la familia podrá hacerse cargo, e incluso dejar estipulado por escrito las funciones y atribuciones que cada quien puede desempeñar, para así en un futuro, en caso de tener problemas, acudir a lo que ya se ha pactado como vía para la conciliación.