MICROcréditos para MACROsoluciones

Existen muchas dudas y preguntas no aclaradas sobre el alcance de los microcréditos, usualmente se asocia que se trata de la financiación de montos considerablemente pequeños y lo que se puede hacer con ellos en cubrir alguna necesidad puntual, cosa que puede llegar a ser cierta cuando hablamos de los microcréditos rápidos, pensados para ese tipo de situaciones. Pero por otra mano, tenemos los microcréditos convencionales, que ofrecen públicamente muchas entidades bancarias, donde la palabra “micro” hace que se encasille automáticamente su transcendencia a cosas pequeñas.

Dentro de este panorama, es bueno acercarse un poco más hacia quienes o a qué actividades está dirigida la oferta de microcréditos y cómo podrían convertirse en parte de esas macrosoluciones de las que hablo.

Microcréditos para pequeños empresarios

La oferta de este tipo de subvenciones está orientada hacia los pequeños empresarios, tal como la publicidad en televisión y diversos medios se ha encargado de inculcarnos, más de ningún modo es sinónimo de que se traten montos muy pequeños que no llegan a cubrir los planes preconcebidos, bien podría decir que se basa más en hacer una distinción entre el brindar el capital para iniciar un negocio no precisamente “micro” pero sí que no llegue al tamaño de una gran empresa con mucho personal, maquinarias y equipos, cosa que requeriría en muchos casos de un fuerte capital para invertir, obtenido más tradicionalmente por la vía del préstamo y muchas veces, incluyendo hipotecas.

Entonces podemos decir, que los microcréditos pueden ser el inicio de un negocio próspero dejando de lado grandes miedos, al endeudamiento, a hipotecas; sino contando con dinero disponible para ir gastando a medida que surgen las necesidades dentro del nuevo negocio.

Soluciones en tamaño grande

Como mencioné previamente, son diversos los gastos que se pueden hacer con un microcrédito y no tienen por qué ser minúsculos en tamaño como su nombre lo indica. El monto que se solicita en un microcrédito puede ser el suficiente para pagar el alquiler de un local donde se asentará el negocio, la compra de diferentes equipos, materiales  y suministros para acondicionarlo y cubrir gastos administrativos iniciales.

Si estás pensando en montar un negocio, ya sea una floristería, repostería, consultoría profesional, o cualquier otro tipo de entidad, puedes darle solución y utilizar este tipo de créditos para pasar de la proyección a la realidad.

Característica valiosa de este tipo de créditos, son las tasas de interés, puesto que se hacen pensando en brindar ayuda a personas con grande ideas pero pocos recursos, sus tasas pueden llegar a ser un poco más bajas que aquellas brindadas a otro tipo de personas o fines.

Ahora ya sabes que cuando se habla de microcréditos dos opciones están frente a ti, para eventualidades que no requieren de montos altos y que puedes cancelar en un corto periodo de tiempo, están los microcréditos rápidos. Cuando se trata de encausarse hacia metas más altas que necesitan de mayor capital, esfuerzo y tienen mayor proyección de crecimiento a futuro, estamos hablando de microcréditos, esos que aun siendo pequeños te ofrecen MACROsoluciones.