Materia para toda la vida: Educación financiera

Desde corta edad se enseña a los niños a contar, sumar y conforme se van avanzando los grados escolares, las operaciones numéricas aumentan, llegando a niveles de complejidad mayores, es un hecho indiscutible que la matemática es una de esas materias que se cursa a todos niveles y siempre usamos en nuestra vida cotidiana.

Muchos padres consideran que con enseñar a sus hijos a contar monedas y billetes, que sepan cuales valen más y menos, que tienen que sumar y restar para saber cuánto dinero tienen ya han educado a sus pequeños para manejar a futuro sus finanzas, nada más lejano de la realidad, disciplina, esfuerzo, entendimiento y conocimiento para tomar decisiones acertadas harán falta y para ello la educación financiera es la clave.

Educación financiera: un compromiso de los padres con los hijos

Tal vez como padre alguna vez te has puesto a pensar que te garantiza que tu hijo sabrá administrar su dinero y cuando ya sea adulto tener una casa, coche y ahorros que le permitan tener una vida tranquila, sin sobresaltos para que el dinero le alcance hasta fin de mes.

La verdad es que no necesitas que la vocación de tu hijo sea estudiar economía, finanzas o administración para sentirte aliviado, tú puedes formarlo para ese futuro que aspiras y brindarle pequeño conocimientos sobre educación financiera que hará que ya de grande pueda ser responsable y consciente de su economía.

Aunque bien podrías pensar que es difícil que los pequeños aprendan sobre este tema si no hay ninguna materia relacionada que cursen en la escuela, indudablemente el mejor ejemplo se lo puedas dar tú como padre. A este punto vale la pena traer a colación la frase “los hijos no hacen lo que quieren los padres, sino lo que ven que hacen los padres” y es que no podría resumir en mejores palabras la importancia que tiene para los niños que sus principales actores en materia de responsabilidad financiera sean sus progenitores.

Fortalece valores y brinda conocimientos

Uno de los grandes retos para cualquier padre que quiera hacer entender a su hijo sobre la manera adecuada de administrar su dinero es que no es garantía en absoluto hablarle sobre responsabilidad y control, si no se tiene las bases para saber que es una buena decisión o cual no. Caso contrario pero con igual resultado es el hecho de darles libros que hable de la mejor forma de administrar el dinero sino se enseñan actitudes positivas para seguir las orientaciones que indica la lógica y lo aprendido.

Es que en resumen, la educación financiera es una materia que no se aprende en uno o un par de años, es algo que se va fijando con los años a medida que la persona se va haciendo más responsable de sus finanzas personales. Se puede aprender poco en un mes, pero es importante recordarlo para toda la vida, de esa forma, la estabilidad y éxito económico no serán metas inalcanzables sino situaciones comunes producto de una buena gestión del dinero.