Las tarjetas de crédito españolas se pueden utilizar en todos los países

Hoy en día donde todos sabemos que estamos globalizados, que lo que tú haces por aquí al segundo lo saben por allá el mundo de la banca no podía quedarse a esperar a ver que iba a pasar en el futuro sino que tenía que mantenerse en acción para poder seguir subsistiendo en este mundo avasallante, que te atropella si te descuidas, las tarjetas de crédito españolas se pueden utilizar en todos los países.

Todas las tarjetas de crédito en el mundo mayoritariamente están respaldadas por las corporaciones Visa y MasterCard en más de un 70 % y 30 % de diferencia se lo reparten entre American Express, Carte Blanche y DinersClub, y a todas ellas están afiliadas las tarjetas de crédito que provee la banca española, por lo que no podemos poner en duda que no vallan a aceptar alguna tarjeta de crédito respaldada por la banca de España.

¿Se pueden utilizar las tarjetas de crédito españolas en los países asiáticos?

Como bien sabemos, el mundo está globalizado y esta es una realidad inobjetable pero debemos tomar muy en cuenta que hay países con culturas muy ancestrales que no permiten ciertas influencias occidentales y precisamente por eso hay países que no permiten el libre cambio de divisas pero el gobierno se reserva para sí estas operaciones bursátiles, y se pueden utilizar tarjetas de crédito españolas en los países asiáticos no en todos pero si en una importante mayoría

Por citar un caso si usted decide viajar a China no lleve tarjetas de crédito a ese país porque no le van a aceptar ninguna; lleve dólares americanos en billetes de 100 dólares cada uno, así podrá lograr mejor cambio al necesitar yuanes que es lo que utilizara pata pagar los gastos y le recordamos una vez más, no lleve tarjetas de crédito para china porque allá son inútiles.

Para viajar por Japón, Singapur, Corea del Sur y Hong Kong con 40 dólares semanales en efectivo es más que suficiente. Estos son países muy avanzados en el uso de todas las tarjetas de crédito.

Viajar por la India es exótico pero necesitas USD para que puedas comprar algún suvenir para llevarlo a tu casa como talismán, también puedes comprar una cobra amaestrada que no muerde o puedes adquirir una réplica de la lámpara de Aladino; porque donde si te aceptan todas las tarjetas del mundo es para cobrarte el hotel o el alquiler de alguna vivienda vacacional.

¿Cómo es la cosa en Corea del Norte?

Si tu viaje es de aventuras vas a gozar y disfrutar bastante cuando visites Corea de Norte porque a pesar de la propaganda que dicen que es el país más hermético del mundo; algún encanto debe tener para que se haya convertido en un destino turístico muy solicitado que se ha puesto de moda.

Te podemos advertir que no es un viaje fácil, no puedes moverte con toda libertad, no puedes tomar fotografías, tienes que ir con un guía y por supuesto no puedes usar ningún tipo de tarjeta de crédito ni debito; ya te hemos explicado lo básico ahora vienen las revisiones de rutina para que sepas de verdad como es la cosa en Corea del Norte.

Viajar a Japón es muy sencillo

Pensamos que viajar a Japón debe ser una bonita oportunidad para conocer de cerca los famosos museos y las rutilantes pagodas, y puedes ir tranquilo y sin ninguna preocupación porque en los más de 15.000 cajeros ATM que existen en la red bancaria y en los diferentes establecimientos comerciales se aceptan con toda regularidad las tarjetas de crédito Visa y Visa Electrón sin ningún inconveniente.

Con las tarjetas MasterCard se presentan ciertas dificultades para ser aceptadas, por lo que recomendamos llevar suficiente efectiva en caso de no poseer las tarjetas Visa en alguna de sus versiones. También es recomendable llevar suficientes dólares por si se presenta algún inconveniente en los cajeros automáticos, o cambiar por algunos yenes.

Al salir de viaje comienzan las aventuras de la vida así de simple y debemos estar preparados para todo lo que el destino nos depare, salimos de nuestras casa con la idea de poder disfrutar de unos 15 días de vacaciones para recuperar el cuerpo, pero al no más salir surgió el primer inconveniente que fue el olvido de la cartera con los pocos dólares que llevábamos en efectivo para comer algo en el camino y pagar la gasolina, el aceite y otros gastos que se le pudieran presentar al coche.