Es bueno que un tercero use mi tarjeta de crédito

Por norma general y universal se considera que este instrumento plástico de crédito sea de uso personal e intransferible pero como todo puede suceder es bueno que un tercero use mi tarjeta de crédito cuando por ejemplo la tiene que utilizar la esposa o el esposo en un caso de extrema necesidad y urgencia, o de repente en un viaje con uno de los hijos se presenta otra condición también de emergencia no vemos porque puede haber problemas.

Ahora bien consideramos terceros a miembros de nuestra familia muy cercana y no como lo entiende el común denominador de que terceros son otras personas lejanas, ese término de tercero para el uso de la tarjeta no se debe aplicar  y no debe permitirse el uso de la misma por otro tipo de personas que uno no puede garantizar que pueden hacer con la mencionada tarjeta de crédito.

La tarjeta de crédito no la puede usar otra persona

Según la reglamentación la tarjeta de crédito no la puede usar sino solamente el tarjetahabiente exigiéndosele en algunos casos el DNI o algún otro tipo de identificación que elimine la posibilidad de fraude o estafa por parte de extraños, y de esta manera se controla en gran medida que personas dedicadas a estafar a las personas hagan de las suyas en perjuicio del público consumidor.

La cosa se ha vuelto a complicar con la aparición de la tecnología Contactless que les da la oportunidad a las personas de realizar compras y pagar consumos de bienes y servicios solo con acercar la susodicha tarjeta al dispositivo de pago o punto de venta inteligente o PVI.

Como también se les conoce sin necesidad de introducir número de pin u otra identificación, siempre y cuando la compra sea igual a 20 euros o una cantidad inferior a es por los momentos, ya que por querer pagar una cantidad superior a esa si se necesita introducir el código secreto; pero eso también lo saben los cyberdelincuentes. De igual modo, es bueno que un tercero use mi tarjeta de crédito.

Las tarjetas de crédito deben usarse con responsabilidad

En el uso de las tarjetas de crédito debe privar la primicia de que solo la puede usar el titular de la tarjeta ya que ella es de uso exclusivamente personal e intransferible y por lo tanto no la puede usar otra persona ni siquiera con autorización escrita, y hay que destacar que dichas tarjetas se la otorgan al tarjetahabiente previo estudio de su perfil socio económico y por tal razón las tarjetas de crédito deben usarse con responsabilidad.

Debemos recordar que la tarjera de crédito es poder comprar al momento preciso

Cuando nos sorprenden invitándonos al matrimonio de la hija del compadre debemos recordar que la tarjeta de crédito es poder comprar en el momento preciso como este que tenemos porque si comprar rápidamente un regalo de bodas para la doliente y corresponderle como es debido, deseándole muchos placeres y pocos sinsabores que la hagan feliz.

También es bueno aclarar que los costos que pagamos por diferir los pagos son bastante elevados y que debemos tener cuidado a la hora en que insistimos en gastar de mas con la tarjeta porque al fin de cuentas eso lo pagamos después; y he ahí el craso error porque precisamente ese el juego que les gusta jugar a los señores de la banca. Recuerde que no siempre es bueno que un tercero use mi tarjeta de crédito..

Es muy bueno saber con claridad cuáles son las emergencias

Cuando se dispone de una tarjeta de crédito es muy bueno saber con claridad cuáles son las emergencias para así poder presupuestar anticipadamente que es lo que vamos  gastar usando la tarjeta de crédito y poder fijar la cuota a pagar a ver si está dentro de nuestras posibilidades enfrentar ese compromiso y no quedar mal parado ante la institución que nos facilitó la tarjeta de crédito.

Sabemos muy bien los que tenemos tarjetas de crédito que este pequeño plástico se convierte en un monstruo si no lo sabemos dominar desde el principio y si lo dejamos crecer un poco nos devorará inmisericordemente porque ese animalito que se llama TDC no tiene piedad con nadie, y por eso es conveniente amaestrarlo bien y mantenerlo amarrado con cabuya corta.

Me gustaría tener una tarjeta DinersClub para eventualmente hacerme la idea de que estoy disfrutando la plenitud del poder económico; no me importaría no usarla pero el hecho de llevarla en mi cartera me daría la impresión de ser una persona influyente en algún momento de la vida que también eso es bueno y saludable según recomiendan médicos y psicólogos porque ayuda a liberar endorfinas que lo mantendrán mas alerta.