Educación financiera: La base para tomar decisiones correctas

Las personas exitosas, financieramente hablando se caracterizan por seguir un protocolo o lineamientos al momento de administrar su dinero, todos guiados por la educación financiera que han obtenido.

Un golpe de suerte puede llegar y traer mucho dinero, pero si se trata solo de suerte, no durará mucho, incluso aunque se repita la experiencia, todas las cuentas estarán destinadas a ir decreciendo debido a la falta de decisiones correctas en cuanto al buen manejo del dinero. ¿Cuáles son las bases del éxito económico? Pueden ser enumeradas, me planteo hacer un resumen de lo que deberías saber.

Las decisiones se toman con seguridad

Invertir dinero es una de las cosas más sensibles, un acierto, puede duplicar sumas, mientras que un error restar y hasta deudas dejar. Por ello ningún procedimiento de inversión, gasto con deuda debe ser tomado a la ligera y verse como una prueba o intento de mejorar las finanzas para ver que posible resultado da.

¿Cuál es el secreto para estar seguro y tomar decisiones correctas? Pues, primeramente, una decisión segura también puede tener un margen de error, la forma de acercarla más al éxito consiste en el siguiente consejo…

Saber evaluar que operaciones se harán con el dinero y si son las indicadas en el momento

La educación financiera no se consigue con una sola clase, en un momento, incluso, ante la economía fluctuante cambia lo que es conveniente y no conveniente. Para evitar desatinos hay que leer: noticias, análisis en revistas o blogs especializados, leer diferentes opiniones y saber identificar buenos consejos en base a sus argumentos. La idea es siempre buscar algo convincente y respaldado por la situación económica actual, eso conllevará a tener un criterio claro y decidir correctamente.

No buscar “pasatiempos” mientras se toma una decisión importante, ir siempre tras la verdadera meta

A veces puede parecer que se está perdiendo el tiempo, pues no se invierte o gana, pero hay que saber que son normales las etapas así y para evitar llevar las cuentas a negativo hay que mantener el balance en cero: donde no ganamos pero tampoco perdemos, lo aconsejable es no intentar opciones “seguras” con el dinero que luego puedan convertirse en un inconveniente cuando se supera ese momento de “no movimiento”.

El dinero para el que no se cuenta con un plan al momento no debe ser desviado, hay que recordar cuales son los fines que se persiguen con él, ahorrar para un evento, bien o servicio, invertir, nuevamente hay que buscar la decisión correcta.

Aprender de los errores

Mantener el optimismo y la seguridad sobre las decisiones tomadas puede ser difícil si recientemente se ha experimentado un fracaso. Los errores hay que tomarlos como aprendizaje y nunca como miedo que frene y limite las operaciones que se harán en un futuro.

Una correcta instrucción en materia de educación financiera es capaz de disminuir el número de desaciertos en el área financiera, hay que tener consecuencia y estudiar como si se trata de un examen, uno muy importante donde pones a prueba tu éxito económico.