Contrato de crédito: Para leer y luego aceptar

Muchas personas se muestras esquivas y renuentes a la palabra “crédito” pues la asocian a contraer deudas difíciles de pagar, sin embargo nada de esto sucediera si leyeran el contrato del mismo antes de tomarlo.

Cuando se va a adquirir un crédito por primera vez son muchos los pasos que no se cumplen cabalmente, la ansiedad y desesperación por ver aprobada la solicitud y, una vez concedida, la de poder disponer del dinero cedido, son hechos que juegan en contra de los prestatarios. Entre los graves errores que se cometen está el no leer los términos del contrato de crédito, el mejor manual que puede explicar bajo qué condiciones recibe el dinero, a cuales devolverlas y como proceder ante situaciones diversas.

Una minuciosa lectura aportará conocimiento sobre el tema

Son muchísimas las cosas que dice el contrato y por más letra pequeña que tenga hay que asegurarse leerlas todas pues, en cada clausula se detalla todo lo relacionado a ese dinero del que se puede disponer, hay que ver el contrato como un manual, no dirá en que utilizar el crédito ni cómo hacerlo pero si servirá para mantener al deudor atento a cada paso que debe dar y en cuanto tiempo se espera los dé.

Tanto los crédito como los préstamos tienen una fecha para la cancelación de cuotas, con un préstamo la situación es más fácil de entender, pues desde el inicio se fijan las mismas y montos exactos, debido a que se conoce la suma exacta que se está cediendo a la persona. Con el crédito no suele ser así, y los plazos pueden venir marcados por ciclos mensuales, bimensuales, o de cualquier otro ritmo y tampoco se sabe el monto definido que va a terminar siendo utilizado por la persona.

De allí, que solo el contrato de crédito podrá aclarar detalles tan importantes como el tiempo y monto en el que se cancelarán los pagos.

Otro aspecto de gran interés, son las tasas que cobrará el prestamista, no todos ofrecen las mismas, ni los montos van a ser iguales de acuerdo al tipo de cálculo que se haga, pues hay varios sistemas y es cuestión de con cuál trabaje el prestador.

Por último, y con el fin de evitar malos entendidos, malas experiencias por incumplimiento y no conocimiento de todo lo acordado, se debe conocer la forma en que la persona debe responder a ellos y como debería proceder en caso de necesitar un nuevo acuerdo de crédito.

Claro todo, se puede dar consentimiento al documento

Únicamente luego de que se ha leído en su totalidad el contrato de crédito es que se puede proceder a dar firma al mismo, cualquier término con el que no se está de acuerdo debe ser discutido antes, luego de eso no hay vuelta hacia atrás y lo asentado allí será tomado como el único proceder valido durante el tiempo que dure el crédito y su devolución.

Es importante, para una experiencia positiva de financiación de crédito cumplir con este requisito tan importante como significa leer el contrato…y luego firmarlo.