Consejos para llevar las cuentas en pareja

Vivir solo y tener a cargo la responsabilidad de cubrir con lo que tienes todos los gastos que surgen mensualmente puede ser difícil para algunos, otros por el contrario son todos unos expertos que tienen muy bien medido lo que reciben, gastan, invierten y ahorran, otro asunto muy diferente es llevar las cuenta en pareja.

Y es que lo cierto, es que dado el momento que se vive en pareja acontece una transformación total del esquema anterior, así que ya sea apenas estés comenzando a hacerlo o lleves un tiempo con tu par y aún no sabes cómo administrarte, estos consejos para llevar las cuentas en pareja podrían serte de mucha utilidad, pues muchos no saben cómo hacerlo, ya que estamos apegados al esquema tradicional, actualmente desbancado donde el hombre es el que tiene que trabajar y la única responsabilidad de aportar al hogar. ¿Pero qué sucede en las familias actuales donde ambas partes trabajan y reciben ingresos monetarios? En este caso los asuntos financieros pueden levarse de diferente modo.

Dividir las cuentas de los gastos totales

Quizás una de las formas más fáciles de llevar las cuentas entre parejas sea tener un buen cálculo de todos los gatos mensuales y dividir ese monto ente ambos. Así cada uno siente que hay una paridad en lo que se da. A esta modalidad podrían sumarse acuerdos vinculados a lo que gana cada quien, es decir, si algún miembro de la pareja gana más podría llegar al convenio de que esta división sea proporcional a esto. Se trata de una variación que indudablemente debe ser discutida por ambos. Pues, es parte de llevar las cuentas en pareja.

Asignar para cada quien un determinado número de gastos

Siguiendo en el esquema de división, así como en el hogar cada uno podría ser responsable de ciertas tareas. Para los gastos puede suceder lo mismo, uno se hace responsable del alquiler y otro de las cuentas de luz o de hacer el mercado. Esta opción puede simplificar muchas cosas ya que cada quien se concentrará en sus responsabilidades. A la vez, si alguna de las partes no hace todo como lo acordado, podría generar sorpresivos malestares. Así que aunque se dividan, debe mantenerse y prevalecer la comunicación.

Apoyarse y respaldarse cuando el otro no pueda

Sea cual sea la forma en que ambos hayan acordado llevar las cuentas en pareja no hay que olvidar podrían surgir momentos en que algunos de los dos no pueda afrontar los gastos, y es aquí donde se hace necesario el apoyo del otro miembro de la pareja. A su vez, entre las tareas de llevar las cuentas entre pareja debería existir el compromiso de ir creando un fondo de ahorro para hacer frente a estas eventualidades.

Que cada quien conserve una suma independiente

Aunque pueda parecer muy contrario a las otras indicaciones y a la idea de vivir en pareja. Es necesario que cada uno conserve para sí y maneje una cantidad de dinero de la que pueda adquirir y disponer para una serie de gastos no básicos pero que son necesarios para su disfrute. Así no se creará un lazo de dependencia en donde hasta la compra de cosas sencillas requiera acuerdos.