Cómo puedo proteger mi tarjeta de crédito si estoy en España

Una de las primeras cosas que tenemos que pensar al salir de casa para asegurarnos de no pasar calamidades en la calle es tomar las precauciones para saber cómo puedo proteger mi tarjeta de crédito si estoy en España. Y la cosa es muy sencilla de evaluar porque tenemos que proteger la tarjeta de crédito del mal trato que recibe en el bolsillo del pantalón producto del roce de las llaves, o también algún corte producido por algún objeto cortante como una navaja, o que se parta por haberla colocado en el bolsillo trasero y al sentarse por descuido se dañe totalmente por rotura.

También debemos protegerla contra posibles robos, hurtos y clonaciones que hacen bandas criminales valiéndose de toda clase de artimañas para sorprender en la buena fe al usuario, cuando inclusive existe la acción delictiva de cambiarle la tarjeta de crédito a un anciano en los cajeros automáticos mientras está realizando una simple operación de retiro de dinero y en el momento de descuido le hurtan la tarjeta para después clonarla; ante estos hechos hamponiles se debe avisar a la policía inmediatamente.

No entregue su tarjeta de crédito al mesonero en el restaurant

Cuando le lleven la cuenta a la mesa para cancelarla no entregue su tarjeta de crédito al camarero en el restaurante so pena de que puedan hacer uso indebido de ella, exíjale que le lleven el punto de venta a la mesa para realizar el pago, pero no pierda de vista la tarjeta de crédito bajo ningún concepto, porque en esta lucha contra el hampa organizada todos tenemos que poner nuestro granito de arena para que nos sorprendan en nuestra buena fe.

Cuando pague con su tarjeta Contactless debe extremar las precauciones porque con la última tecnología y no es necesario introducir códigos alfanuméricos a los puntos de venta, sino que ahora a pocos pasos del dispositivo electrónico ya este le ha copiado los datos que se necesitan para realizar cualquier operación.

También andan merodeando en sitios públicos de mucha afluencia de personas y como hoy en día el más sencillo de los viandantes tiene un Smartphone de alto rango los ladrones cibernéticos andan pescando enrío revuelto.

Debemos evitar decir por donde andamos

Con las comunicaciones modernas y las nuevas tecnologías debemos evitar decir por donde andamos porque podemos ser víctimas de un secuestro exprés o convencional pero que en ambos casos nos ponen a correr a toda la familia ya que los plagiarios generalmente exigen grandes sumas de dinero por la liberación del secuestrado a quien el daño psicológico le queda por el resto de su vida si no es que los asesinan.

Hoy en día el peligro está latente en todas partes y nos encontramos azotados por un enemigo que actúa en la mayoría de las veces bajo las sombras de la noche, y que se ha convertido en un depredador de la ciudadanía causándoles angustia y terror, porque es muy crítica la situación de alguien que lo tengan en cautiverio y secuestrado; mientras tanto la familia sufre horrores al ver que pasan los días y el secuestrado no da muestras de estar vivo y los reales para el rescate tampoco aparecen por ninguna parte.

Se acabó la vida normal

Cuando nos dirigimos al trabajo, al mercado, a misa, a la universidad, al cementerio, al colegio y en  fin a cualquier parte que nos pueda provocar  se ha vuelto una situación insoportable e insegura y se acabó la vida normal para las personas que vivimos por aquí cerca porque ya no es fácil ir al teatro, ir al cine o a  aquel restaurant famoso en Catalunya donde degustábamos la famosa Fideua con bastante aceite de oliva para después comernos una buena ración de churros con chocolate caliente.

Debemos ser mucho más cuidadosos

Vienen tiempos difíciles, de vacaciones y de paseos por lo tanto debemos ser mucho más cuidadosos al momento de revisar nuestros bolsos y carteras e igualmente tenemos que estar ojo avizor cuando necesitemos utilizar el Smartphone sobre todo en una plaza pública o cerca de un gran hipermercado donde la acumulación de personas se presta como caldo de cultivo para que los malhechores hagan de las suyas.

Tenemos que cuidarnos entre todos

A medida que nosotros los ciudadanos nos preparamos para hacerle frente a situaciones extremadamente peligrosas, los funcionarios policiales, del cuerpo militar y judicial al igual que todas las gendarmerías ponen todo tipo de elementos con el fin de brindarnos protección en todos los momentos y a toda hora.