Cómo controlar los gastos financieros de tus hijos

Llevar a cabo un control de los gastos financieros del hogar es una tarea que con planificación se puede ejecutar tranquilamente, sin embargo controlar los gastos financieros de tus hijos es una tarea que dista de ello, pues, no hay garantía seguirán a cabalidad tus métodos y reglas en lo monetario.

Es por ello que se hace necesario que implementes una serie de pasos para procurar tus hijos sean buenos administradores del dinero, para ello hay que poner en marcha una educación financiera, acorde a su edad. De modo que vayan haciéndose conscientes de la vía más segura de administrarse económicamente.

Enséñales el valor del dinero

Un error común en muchos padres es hacerle ver a sus hijos que es sencillo tener dinero y gastarlo, si la tarea se lleva a cabo con frecuencia, tus hijos no serán capaces de reconocer el valor que tiene el dinero, que se obtiene con trabajo y se gasta con sabiduría, pues su ausencia implica la carencia de lo necesario para cubrir las necesidades que toda persona pueda tener.

Haz a tus hijos administradores de pequeñas sumas

Es importante que, entre los primeros pasos para controlar los gastos financieros de tus hijos les concedas pequeñas sumas semanales o mensuales para que cubran sus gastos. Debes hacer la aclaratoria que dicha cantidad de dinero está programada para que rinda el periodo de tiempo establecido. Por lo tanto ellos serán administradores de un dinero, y al cabo o transcurso del tiempo podrás ver si fueron capaces de usarlo apropiadamente.

Una vez evaluado el desempeño de tus hijos al manejar sus propios gastos podrás determinar si van por el camino apropiado, en caso que no tengas resultados satisfactorios y despilfarren el dinero, deberás de poner en práctica otras medidas.

Da la cantidad precisa de dinero a tus hijos

Ya que no fueron capaces de administrarse con responsabilidad, debes ser un poco más fuerte a la hora de controlar los gastos financieros de tus hijos. El paso siguiente es darles únicamente lo que precisan al día, para pasaje, comida y gastos básicos. Les debes hacer partícipes que volverás a concederle una suma menos estrecha si reflexionan sobre la manera correcta de gastar.

Luego que tu hijo parezca haber reflexionado sobre el asunto, y estés seguro de ello, puedes volver a darle sumas más holgadas. En caso que falle en esta segunda oportunidad, debes llevar una charla más profunda sobre el tema.

Enséñales que el dinero se obtiene por medio del trabajo

Cuando las cosas parecen no mejorar, muchos padres deciden que es hora que sus hijos conozcan el trabajo, siempre teniendo en cuenta que si estudian, este no debe distraerlos de su tarea. Trabajos a medio tiempo, de fin de semana, ocasionales o por horas son algunas de las opciones. Es una salida radical más su aplicación debe ser comedida.

Si logras hacer que tus hijos entiendan que el dinero no es algo que se debe ir gastando a la ligera, con el tiempo no tendrás que monitorear de manera tan cercana su actividad, pues se convertirán en adultos capaces de administrar efectivamente su dinero.