Aprende cómo ahorrar dinero solicitando un crédito

El tema de ahorrar dinero solicitando un crédito es algo que requiere explicación, es una opción verdadera y no trato de hablaros o hacer algún tipo de publicidad sino demostrar que un crédito oportuno y adecuado puede evitar más gastos.

Antes que todo es bueno aclarar que esta opción no indica ganarás dinero por pedir un crédito, se trata de ahorrar en gastos que venían a futuro, y gracias a la solicitud de un crédito para obtener un bien que reduzca dicho gasto se está ahorrando.

Cuotas con intereses Vs. Beneficios del bien adquirido

No siempre es posible ahorrar vía crédito, es algo que se debe calcular, poner en una balanza todo lo que implica el crédito y cómo es que se supone se ahorrará gracias a él.

Implícitamente y como tradicionalmente se sabe, que cuando se pide un crédito, al devolver el dinero al ente prestamista se le paga más de lo que el mismo cedió inicialmente, y es que esa es la esencia del por qué muchas entidades y particulares se dedican a prestar dinero, algún interés les debe generar. Pero de la misma forma hay que evaluar, que exceptuando situaciones extraordinarias, las personas no se comprometerían en un crédito sino trajese ventajas consigo, y la realidad es que todos los días, mucha gente llena planillas y reúne recaudos para un crédito.

Con  un crédito se busca promover una situación mejor a la que se tiene actualmente, ahorrar dinero pidiendo un crédito es un claro ejemplo de una operación necesaria y bien utilizada.

Se ahorra en un aspecto que el crédito mejora

La manera más sencilla de entender por qué se puede ahorrar al contraer este tipo de deudas a futuro es utilizando ejemplos y casos específicos.

Por ejemplo, diariamente gastas mucho dinero y hasta tiempo en transporte, debes dejar a tus hijos a la escuela, ir al trabajo, regresar, recogerlos e incluso, tu trabajo implica traslados constantes, dentro de la misma ciudad o hacia los alrededores. Cuando sacas cuenta del dinero invertido en pasajes y los retrasos causados por no contar con un medio de traslado propio, llegas a la conclusión que era menos costoso tener un coche propio. Obviamente al utilizar la calculadora, las cuotas mensuales serán más altas que las del transporte, pero ya tienes asegurado un medio propio de transporte y cuando finalices el pago de las mismas, acabarás teniendo un coche y cero gastos en pasajes.

La manera más clásica de ver un crédito como impulsor de ahorro, es invirtiéndolo directamente en un negocio, cuando el mismo genere más utilidades que las de las tasas de interés, las cuentas favorecerán la decisión de haber pedido el dinero. Solo piensa, si no fuese así ¿Cuántas personas pedirían un crédito estando conscientes de que solo les generará pérdidas y no oportunidades de crecimiento económico?

Una tercera situación que te permite ahorrar, es que al momento de comprar algo al contado, te ofrezcan la posibilidad de hacerlo a crédito sin intereses, en ese caso es mejor reservarse el dinero que se tiene al momento para ahorrarlo y aceptar la forma financiada. Lo ahorrado generará intereses y lo financiado no está creando cuotas de interés.