5 maneras inteligentes de administrar un crédito

Desde el momento en que se solicita un crédito se tiene claro para que se utilice, pero ¿estamos claros como se administrará cada euro?

Al momento de escoger el tipo de crédito que queremos obtener, al llenar la solicitud, y en caso de haber elaborado un plan de inversión para el dinero que se pide ya se sabe en qué se gastará. Por eso pareciera muy fácil la tarea de administrar un crédito, nada más distinto de la realidad, pues una vez con el monto acreditado, surgen dudas en cuanto a los momentos para hacer los retiros, y conforme pasa el tiempo, cuando empezar a reponer cuotas.

Por eso, lee estas 5 maneras inteligentes de administrar un crédito.

No retires todo el dinero otorgado

Un error común suele ser que una vez acreditado el dinero, se opte por hacer retiro de todo de una sola vez, para tenerlo en otro lugar “más seguro” cuando se requiera. Gran error, antes que todo, una característica del crédito es que está hecho para que vayas gastando conforme requieras, no le pasará nada por dejarlo en la cuenta donde se te otorgó, allí ya está seguro.

Contrario a lo que puedas creer, te afecta mucho retirar todo el dinero del crédito pues, el banco asume consumiste todo lo que te concedió y las cuotas que pagarás serán medidas en base a todo el monto que ya no tienes.

Gasta solo cuando y para lo que necesites

De la mano con el primer consejo, debes controlar las ganas y usar el crédito para lo que solicitaste, y no desviar fondos a otras actividades que no estaban incluidas en el plan inicial. El trabajo de administrar un crédito puede volverse difícil sino separas las ganas de la razón.

Como sucede en el primer caso, mientras más gastes, mayores serán las cuotas que debas cancelar.

Compara presupuestos y escoge no solo lo barato sino lo mejor

Por el otro extremo, de gastar mucho, se puede incurrir en el error de querer ahorrar al máximo y adquirir el bien o servicio más barato, dejando de lado la calidad. Una decisión que puede traer lamentables consecuencias a corto o mediano plazo, pues una buena inversión es una que perdura en el tiempo.

Cancela cuotas conforme pase el tiempo

Punto sumamente importante es, que apenas empiece el plazo de cancelación de cuotas, las pagues a tiempo y no dejes que se acumulen, incluso si no has consumido todo el crédito, debes pagarlas.

Hacer estos pagos de manera puntual puede traerte dos ventajas: la primera que si no se acumulan será más fácil tener la liquidez suficiente para cancelarlas y la segunda, es que tu monto de crédito puede volver a ampliarse conforme vayas cancelando, si está enmarcado dentro de los términos del crédito que solicitaste.

No pidas varios a la vez, mejor solicita extensiones del mismo

Una última recomendación para administrar de manera inteligente un crédito es, que si ves que no eres capaz de cumplir con los plazos de pagos, averigües si puedes solicitar extensiones de tiempo antes de aventurarte a solicitar otro crédito para pagar ese, pues solo te traerá complicaciones por partida doble.